domingo, 17 de febrero de 2008

Sobre el acto poético

Entonces te queda resonando en el cuerpo: involucrarse. Te animás. Agarrás la hoja y lo leés, metés el dedo hasta lo insoportable. Te asusta disfrutar la palabra, lo que duele, el grito: gritás porque ves sangre, y te gusta: por primera vez estás al borde de que no te importe.

3 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Che

me gusta esto

Es bien vos

lo quiero para la portada de cruzagramas

querés vos?

Andru dijo...

¡Eso...eso!
Excelente definición

josé dijo...

Intenso es el corazón cuando uno se anima a darle vía libre y eso traduce en imágenes que gustan o no pero que vuelan porque nos dio la gana. Tu blog contundente me inspira eso, gracias.